Variadas

Letanía del niño Dios

Letanías
Para los que no saben que son unas Letanías, éstas son una serie de plegarias muy cortas dedicadas al Santo Niño Dios Recién Nacido, donde su finalidad consiste en solicitar favores a Dios por medio de la figura del recién nacido Jesús. es importante saber que estas oraciones poseen un contenido espiritual muy relevante para el cristianismo católico. Además, el uso de las letanías no es algo exclusivo de nuestra religión, ya que también es utilizado por otras corrientes religiosas como el cristianismo ortodoxo, el judaísmo, etc. Aun así, suelen ser los católicos quienes hacen uso de este tipo de oraciones con mayor frecuencia.

Oración al Divino Niño Jesús

Como indicamos en el apartado anterior, podemos conseguir las Letanías al Niño Dios pidiendo por distintas cosas. Por esta razón, a continuación te indicaremos varias de ellas clasificándolas según el motivo por el que se realice la petición.

Letanía del niño Dios

Señor, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, óyenos.
Niño Jesús, óyenos.
Niño Jesús, escúchanos.
Niño Jesús, escúchanos.

Dios, Padre Celestial,
ten piedad de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo,
ten piedad de nosotros.

Dios, Espíritu Santo,
ten piedad de nosotros.
Santísima Trinidad, un solo Dios,
ten piedad de nosotros.

Santa María, Virgen Madre de Dios,
ruega por nosotros.

Niño Jesús,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Dios mismo,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Hijo del Dios Viviente
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Hijo de la Virgen María,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, engendrado antes que la estrella matutina,
Ten piedad de nosotros.

Leer  Letanías de San Judas Tadeo

Niño Jesús, Verbo hecho carne,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Sabiduría de Tu Padre,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Pureza de Tu madre,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Hijo Unigénito de Tu Padre,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Criador de Tu madre,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Esplendor de Tu Padre,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Honor de Tu madre,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, en Igualdad a Tu Padre,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Sujeto a Tu madre,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Júbilo de Tu Padre,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Riqueza de Tu madre,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Don de Tu Padre,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Ofrenda de Tu madre,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, fruto precioso de una virgen,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Creador del hombre,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Poder de Dios,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Dios nuestro,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, nuestro Hermano,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Hombre perfecto desde Tu concepción,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, sabio eterno desde Tu niñez,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Padre de antaño,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, de todos los días,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, dando vida y siendo nutrido por el pecho,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Verbo Eterno, haciéndote mudo,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, llorando en la cuna,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, torneando en el Cielo,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Terror para el infierno,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Alegría del Paraíso,
Ten piedad de nosotros.

Leer  Letanías a san José

Niño Jesús, temido por tiranos,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, deseado por los Reyes Magos,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, exiliado por Tu pueblo,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Rey en exilio,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Destructor de ídolos,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Vindicante de la gloria de Dios,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, fuerte en la debilidad,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, poderoso en el desprecio,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Tesoro de Gracia,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Fuente de Amor,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Autor de las bendiciones Celestiales,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Reparador de los males de la tierra,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Cabezal de los ángeles,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Raíz de los patriarcas,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Verbo de los profetas,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, La expectación de las naciones,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Gozo de los pastores,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Luz de los Reyes Magos,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Salvación de niños,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Esperanza de los justos,
Ten piedad de nosotros.

Niño Jesús, Maestro de doctores,
Ten piedad de nosotros.
Niño Jesús, Los primeros frutos de los santos,
Ten piedad de nosotros.

Sé misericordioso,
Sálvanos, Oh Niño Jesús.
Sé misericordioso,
Escúchanos, Oh Niño Jesús.

De la esclavitud de los hijos de Adán,
Niño Jesús, líbranos.
De la esclavitud del diablo,
Niño Jesús, sálvanos.

De la corrupción de este mundo,
Niño Jesús, sálvanos.
De la lujuria de la carne,
Niño Jesús, sálvanos.

Leer  Letanías de la divina misericordia

Del orgullo de la vida,
Niño Jesús, sálvanos.
Del deseo inmoderado del conocimiento,
Niño Jesús, sálvanos.

De la ceguera de la mente,
Niño Jesús, sálvanos.
De la perversidad de la voluntad,
Niño Jesús, sálvanos.

De nuestros pecados,
Niño Jesús, sálvanos.
A través de Tu más pura concepción,
Niño Jesús, sálvanos.

A través de Tu más humilde nacimiento,
Niño Jesús, sálvanos.
A través de Tus lágrimas,
Niño Jesús, sálvanos.

A través de Tu más dolorosa circuncisión,
Niño Jesús, sálvanos.
A través de Tu más gloriosa epifanía,
Niño Jesús, sálvanos.

A través de Tu más devota presentación,
Niño Jesús, sálvanos.
A través de Tu más inocente conversación con el mundo,
Niño Jesús, sálvanos.

A través de Tu santísima vida,
Niño Jesús, sálvanos.
A través de Tu pobreza,
Niño Jesús, sálvanos.

A través de Tus dolores,
Niño Jesús, sálvanos.
A través de Tus labores y pruebas,
Niño Jesús, sálvanos.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
Salvanos, Oh Niño Jesús.
Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
óyenos, Oh Niño Jesús.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros, Oh Niño Jesús.

Niño Jesús, óyenos.
Niño Jesús, escúchanos.

Oremos

Oh Señor Jesús, Quien permitió que la grandeza de la Divinidad encarnada y Tu Santísima humanidad nazca en el tiempo, para ser una pequeña criatura, y para sufrir una amarga muerte, digna que podamos reconocer la sabiduría infinita contenida en Tu expresión como un niño, el poder en la debilidad, la majestad en humillación para que, adorando Tu humildad y pequeñez durante Tu estadía terrenal, podamos contemplar Tus glorias en el Cielo.

Te pedimos todo esto, a Ti quien, con el Padre y el Espíritu Santo, vive y reina, Dios, por los siglos de los siglos. Amén

Contenido

Entradas Relacionadas